Close

El anuncio que cambió la historia del lenguaje publicitario

anuncio Volkswagen

El anuncio que cambió la historia de la publicidad

Queremos compartir en el blog un artículo aparecido en El País referente a un anuncio publicitario mítico que supuso una revolución en el ámbito de la publicidad. Y concretamente del lenguaje visual publicitario.

Es una inserción publicitaria aparecida en periódicos y revistas, entonces principales medios para difundir la publicidad pagada. Hoy parecen ya antiguos pero aún mantienen su utilidad para ciertos mercados y ciertos productos, ¿verdad?. Se utilizó en los USA de los años 50 y 60, introduciendo un vehículo extraño en un mercado muy determinado y ya saturado en su momento. El publicista tendría que luchar contra los prejuicios del público, contra la resistencia ante un producto extranjero que venía a competir en la nación donde se desarrolló el coche (Ford, GM, etc… ).

Aquí el artículo completo, por si quieren consultarlo: https://elpais.com/economia/2018/07/25/publizia/1532514393_587609.html

El artículo se complementa con un vídeo (alusión imprescindible a Mad Men incluída…) que explica el proceso.

Donde queremos centrarnos es en varios factores que están hoy de plena actualidad:

· El hecho del juego con el espacio como concepto de lujo. Incluido en la publicidad. En aquella época era incluso más caro el espacio publicitario que ahora.

· El juego psicológico con un coche importado, pequeño, con un pasado relacionado con la Alemania nazi al que se le da un aspecto moderno… sin haber cambiado un ápice su aspecto externo.

· El coche consiguió un gran éxito en pequeños nichos de clientes de vanguardia, que hoy aún conservan ese prestigio referencial ante un producto en principio outsider.

· A partir de ese momento, la imagen ha predominado sobre el texto. Lo importante, desde entonces, es epatar con imágenes (y más adelante en el tiempo con la mezcla imagen-sonido) y conseguir la atención del público. Esto, que hoy tenemos asumido, comenzó en esa época temporal.

· Por último: Arriesgarse ante retos difíciles con un producto nuevo y en mercados cerrados sale mejor que mostrarse conservador.